Primeros auxilios para el perro

¡Comparte esto!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Consejos básicos

Si el perro sufre un accidente o enferma repentinamente, lo primero que debemos hacer es mantener la calma. Tendremos a mano los teléfonos del veterinario o de la clínica de urgencias por si es necesario llamar para recibir las primeras indicaciones antes de llevarlo; también deberemos tener el teléfono del Servicio de Toxicología por si se ha ingerido algún producto tóxico.

Botiquín básico

Para practicarle los primeros auxilios necesitaremos un botiquín que contenga:

  • Medicamentos recetados por el veterinario (solo se los administraremos si nos lo indica por teléfono), jeringas estériles, gasas, esparadrapo y algodón.
  • Agua oxigenada (3 %) para desinfectar heridas leves y arañazos.
  • Termómetro rectal (es importante que sepamos usarlo correctamente).
  • Pinzas para extraer cristales, espinas o garrapatas.

Cómo actuar si está herido

Es básico que le pongamos el bozal (antes de empezar a hacerle las curas), ya que, al sentir dolor, puede que se enfurezca y nos muerda. No le pondremos nunca el bozal si está vomitando o se ahoga.
Podemos utilizar también una bufanda, un trapo de cocina o una venda: rodearemos su hocico con la venda y la ataremos con un nudo por debajo de la barbilla. La pasaremos por detrás de las orejas y la anudaremos de nuevo.

Cómo moverlo

Si creemos que sufre alguna lesión interna, lo colocaremos con mucho cuidado encima de una tabla, una manta, una chaqueta o cualquier cosa que nos haga de camilla provisional.
Si el perro tiene lesiones menores, lo transportaremos aguantando sus patas traseras sobre nuestro brazo, donde también apoyaremos su estómago y su pecho; con el otro brazo sujetaremos la cabeza y el cuello.
Si el perro es ya más grande, nos agacharemos y pasaremos un brazo alrededor de sus patas posteriores y lo subiremos.
Si tenemos que transportarlo en coche hasta el veterinario, es conveniente que alguien nos acompañe para sujetar al perro mientras el otro conduce.

Cómo hacerle un vendaje

Le colocaremos al perro una gasa estéril (humedecida con agua fría) sobre la herida y pasaremos una venda por encima de la gasa; la sujetaremos con esparadrapo para que aguante hasta llegar a la clínica. No debemos utilizar algodón directamente sobre la herida, ya que podría dejar hilos.

Cómo detectar y qué hacer en casos de…

No hay que olvidar que estos primeros auxilios solo son provisionales, hasta que el veterinario visite y trate al perro. No debemos tomarlos como tratamientos definitivos.

Reacciones alérgicas

Los síntomas del perro van desde lagrimeo, picor en los ojos, cara hinchada o estornudos hasta dificultad respiratoria, colapso y pérdida del conocimiento. Si la alergia parece grave, le llevaremos de inmediato al veterinario.

Hemorragia

Si el perro sangra mucho, puede llegar a perder el conocimiento; para evitar esto y una mayor pérdida de sangre, le aplicaremos un vendaje. Si la hemorragia es excesiva o si no para tras vendarle, debemos llevarlo rápidamente al veterinario.

Problemas respiratorios

Si notamos que el perro jadea, hace ruido al respirar o tiene cualquier otro síntoma como, por ejemplo, la lengua azul, le llevaremos al veterinario sin pensarlo.

Fracturas

Observaremos si la fractura sangra y evitaremos que el perro se mueva. Si tenemos que transportarlo lejos, envolveremos la fractura con algodón; inmovilizaremos la extremidad con un palo, un periódico enrollado o algo parecido y la vendaremos con suavidad.

Quemaduras

Si el perro sufre quemaduras de primer grado, es decir, piel enrojecida y pelo chamuscado, le aplicaremos una pomada para quemaduras; si las quemaduras han sido producidas por algún producto químico, lavaremos la piel con agua abundante durante 10 o 15 minutos antes de llevarlo al veterinario.

Asfixia

Si el perro tiene algún elemento en la garganta que le está asfixiando, intentaremos sacárselo: le mantendremos la boca bien abierta e inclinaremos su cabeza hacia arriba. Con cuidado intentaremos extraer el objeto con las manos. Si así no podemos, nos situaremos de rodillas detrás de él y le rodearemos con los brazos por debajo de sus costillas. Estrecharemos nuestros brazos varias veces presionando enérgicamente (pero no bruscamente). Si de esta manera tampoco lo conseguimos, lo trasladaremos rápidamente al veterinario.

Ahogo

En el caso de que el perro empiece a ahogarse, lo mejor es llevarle sin perder un momento al veterinario de urgencias; no debemos intentar hacer la reanimación si no sabemos hacerlo correctamente. Lo que podemos hacer mientras le estamos trasladando, por ejemplo, es ponerlo boca arriba durante unos 10 o 15 segundos y observar si reacciona positivamente.

Electrocución

En caso de que el perro muerda un cable conectado o le pase la corriente a través de un enchufe o un aparato eléctrico, lo primero que debemos hacer es cortar la corriente rápidamente y apartarle, pero sin tocarlo directamente; lo haremos con un palo o lo que tengamos a mano.
Probablemente se haya quemado de gravedad; puede que sea peor y que sufra insuficiencia respiratoria u otros síntomas. En cualquier caso le llevaremos lo antes posible al veterinario.

Lesiones en los ojos

Si vemos que tiene algo en el ojo o que intenta rascarse, lo primero que debemos hacer es evitar que él mismo se haga daño al intentarse tocar; tendremos la precaución de no querer sacarle nosotros mismos lo que pueda tener, ya que podemos dañarle aún más, así que le llevaremos al veterinario.

Congelación

No es nada extraño que algunas partes del cuerpo del perro sufran congelación si hace mucho frío; es el caso de las almohadillas, los pies, las orejas o la cola. Si observamos que tiene dolor, que la piel se ha enrojecido y está pálida y brillante, rápidamente le llevaremos a un lugar caliente y le cubriremos las partes congeladas con un trapo mojado con agua caliente; al rato volveremos a mojar el trapo de nuevo en agua caliente y lo aplicaremos hasta que veamos que la piel recupera su estado normal. Después de estas medidas urgentes, llevaremos al perro al veterinario para que verifique si se han producido lesiones graves por causa de la congelación.

Golpe de calor

Los perros no eliminan el calor sudando, ya que tienen pocas glándulas sudoríparas: solamente lo eliminan jadeando. En un lugar caluroso y sin ventilación, la temperatura del perro puede aumentar excesivamente, así que evitaremos estas situaciones.
Si jadea excesivamente, tiene fiebre alta y colapso, deberemos intentar bajarle la temperatura sumergiéndolo en agua fría hasta el cuello o mojándole con una manguera durante 10 minutos; también aplicaremos hielo sobre su cabeza y, en cuanto baje la temperatura, le llevaremos al veterinario.

Envenenamiento

Aunque los síntomas varían según el veneno, controlaremos si tiene falta de coordinación, vómitos o diarreas graves, delirio, colapso o convulsiones. En cualquiera de estos casos llamaremos al Servicio de Toxicología o al veterinario; necesitarán saber qué le ha provocado el envenenamiento para poder tratarlo. No debemos provocar el vómito si no nos lo dice el veterinario, ya que algunos venenos son peores si se vomitan. Acudiremos al veterinario y, si tenemos el recipiente donde estaba el veneno, también se lo llevaremos.

Shock

Se da cuando el cuerpo reacciona ante algo grave. Se reduce el riego sanguíneo en el cerebro y en otros órganos vitales, por lo que resulta muy peligroso. Se produce un aumento del ritmo cardíaco y las respiraciones, se empalidecen las encías y se enfrían. Si se da este caso, le elevaremos las patas traseras por encima de la cabeza, le abrigaremos y le llevaremos urgentemente al veterinario.

Ingestión de objetos

Si el perro ha tragado algo que no puede digerir, no le provocaremos el vómito, ya que podría provocarle lesiones peores. Le llevaremos al veterinario.

Fuente de información: Affinity-petcare

Esto también te interesará

¿Has perdido a tu perro?
Perros

¿Has perdido a tu perro?

Si has perdido a tu perro y no sabes qué hacer para recuperarlo, nosotros te informamos de unos consejos prácticos para que tu mascota vuelva a estar contigo en casa lo antes posible.

Hola,

¿Sabes que Adeslas ahora también cubre mi salud y bienestar?

Por solo 23 € al mes estaré cuidado y feliz con los mejores
veterinarios.

¿Es que yo no me lo merezco?

Kila te recomienda el seguro para mascotas